Etiquetas

viernes, 20 de mayo de 2016

Este jueves, un relato: Tu palabra favorita

Desde el blog Lazos y raíces, llega la propuesta de escribir sobre la palabra favorita. Me sumaré con algo escrito casi improvisadamente, con pocas ideas previas escritas.


Soñó  que estaba rodeado por un abismo, que lo separaba del resto del mundo, que separaba los deseos de lo deseado. Encontró puentes que lo llevaron a lugares que no le interesaban y que lo alejaban de lo que quería alcanzar. Hubo mujeres que cruzaron el abismo, como si no existiera para ellas. 
Podían hacerse visibles a voluntad, permanecer etéreas o materializar sus esbeltas siluetas. Fueron seductoras, se dejaron seducir. 
No estarían cuando despertara, pero lo invitaron susurrando sensualmente, con sus voces musicales, a iniciar una búsqueda.

Al día siguiente inició esa búsqueda: Desoyendo advertencias sensatas  y consejos supersticiosos, siguió seis senderos secretos. En el séptimo, le hablaron de un bosque misterioso, de algo oculto que lanzaba maldiciones pero también otorgaba deseos.
Luego de cierto tiempo, lo volvieron volver, más silencioso que de costumbre. Creyeron que había sido maldito, pero había recibido el don de que las palabras que pronunciara se convirtieran en realidad.
Debía tener cuidado con lo que dijera, una palabra equivocada podía desatar catástrofes. Pero era una oportunidad de encontrar a las mujeres soñadas.

Viajando a través de mundos, llegó al lugar indicado.
Pensó en las palabras que había ensayado, que funcionarían como un conjuro, las pronunció. Ya percibía la presencia de mujeres que encarnaban al aire como uno de los cuatro elementos. Y entonces las nombró: Sílfides.
 Ellas serían generosas con sus encantos, mostrando su desnudez. Se acercarían hasta él, para realizar sus deseos, más allá de su imaginación.

Sílfide es mi palabra favorita, por lo que representa, una clase de ser mítico, que representa al aire como uno de los elementos. Y sería mujeres de belleza sobrenatural.

Y me gusta la palabra como suena.

40 comentarios:

  1. También a mí me gusta como suena, no como su equivalente masculino -silfo- que suena a marca de sifón. Me ha gustado tu entrada anterior sobre los objetos obsoletos, aún quedan una docena de cabinas telefónicas en Barcelona y entrar en ellas es como viajar en el tiempo, como la cabina del doctor Who, más o menos... Ah! muy bueno el dibujo de la sílfide.
    Saludos!
    Borgo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buena observación, no suena igual.
      Que bien que te haya gustado la anterior entrada. Entiendo que de esa sensación, recuerda a Doctor Who.
      Es de Dario Brabo, del blog Kebondi.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Me alegra que al final ella te haya inspirado. Cierto es que es una palabra muy agradable al oido y que, por lo que veo, bien te hace desplegar la imaginación en tus relatos.
    Un abrazo, buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que me haya inspirado, sea quien sea. Escribí casi espontaneamente.
      Gracias por tu comentario.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me parece un relato precioso, misterioso y mágico. Ojalá el protagonista haya mantenido la prudencia con respecto a las palabras. Sabemos de los cuentos de hada que los deseos concedidos encierran tanta felicidad como desgracia. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso suele pasar en los cuentos de hadas. De hecho, tomé esa idea de alguna historia de hadas. Y era un don peligroso, aunque con sus ventajas. Pero tal vez no necesite controlarse tanto, habiendo llegado al objetivo.
      Que bien que haya parecido eso mi relato. Me importa especialmente tu opinión, por ser la anfitriona.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. De acuerdo: una bonita palabra plena de aire, dimensiones precisas, belleza sugerida. Aunque nunca podrá parecerse a la mujer con quien se sueña.
    Mu buen relato, como acostumbras.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo que me suena esa palabra.
      Tal vez la mujer soñada era una sílfide.
      Gracias por tu opinión.
      Saludos.

      Eliminar
  5. Un personaje atrapado en la vorágine de su interior. Sin embargo, desafió las advertencias para ir en busca de sus deseos personales. Logrando así, a través de su éxodo llegar al paraíso deseado. En él las Sílfides lisonjearon su valentía al haberlas encontrado. ¡Bravo!
    Encantador texto.
    Te envió tres ósculos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tormentas interiores. Paraíso es una buena definición. Y que mejor que unas Sílfides premiando su valentía, para su vorágine interior.
      ¡Gracias!
      Te retribuyo lo de encantador texto y tus tres ósculos con cuatro besos.

      Eliminar
  6. Maravilloso relato Demiurgo, me encanto. Creo, que de lo que te he leído; es uno de los más logrados.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy elogioso tu comentario, porque han escrito buenos relatos.
      Un abrazo.

      Eliminar
  7. ¿Sabes que la primera vez que supe de esa palabra fue de ti? nunca jamás la había oído, hasta que la leí entre tus letras, y aunque al principio me sonaba una palabra algo extraña, pero sin saber lo que era, me sonaba como seres mágicos, misteriosos, ocultos, irreales, y por ello, seductores. Desde entonces, ya me he ido acostumbrando a esa palabra de "Silfides", y cada vez voy ampliando, desde mi imaginación, más su concepto.

    Me parece tan mágico y misterioso tu relato, ¡me ha encantado! y ójala hagan cumplir sus deseos, comenzando por desnudar sus encantos hasta ir más allá de la imaginación.

    Un placer es siempre leerte, amigo Demiurgo.

    Besos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo tuve noticias de esta palabra por El libro de los seres imaginarios, de Borges. Podría preguntarme que hace que me fascine tanto.
      Me gusta que la hayas conocido por mí. Y que te haya sonado así. Y que la amplies con tu imaginación.

      Creo que lo harán.
      Besos especiales.

      Eliminar
    2. No sabía que tuvieras noticia por ese libro que desconocía de Borges, "El libro de los seres imaginarios", en cuanto pueda me hago con él, tal vez lo tengan en la biblioteca y no tenga necesidad de comprarlo, acabo de sentir curiosidad ahora que me haces descubrir ese libro. Gracias.

      Eliminar
  8. Muy buena elección , no sólo por su significado sino por su sonido, a mí también me gusta como suena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay un sonido especial en esa palabra, tan asociado a su significado. Gracias por lo de muy buena elección.

      Eliminar
  9. Me encanta porque representa el aire.
    "La mujer del viento". Fascinante.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mujer del viento suena bien.
      Que bien que te encante.
      Abrazos.

      Eliminar
  10. Buenas tardes, demiurgo:
    Una vez más, aplaudo tu buen hacer con cualquier tema al que conviertes en un gran relato.
    "Sílfide", gran palagra.
    Felicidades por la ilustración.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.
      Trato de hacer lo mejor posible, así que agradezco tu opinión.
      Sí, lo es.
      Le pertenece a Dario Brabo, del blog Kebondi.

      Saludos.

      Eliminar
  11. Las sílfides siempre hicieron volver la cabeza, así que no me extraña que tú siguieras los pasos.
    Me ha gustado tu texto de hoy pues desde la primera palabra he sido el hilo :-) y he visto y sentido sus sensaciones.
    Mi aplauso y mi beso :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que interesante que lo cuentes, es algo en lo que incluso podrías extenderte. Tal vez haya estado inspirado. Me gusta haber logrado que hayas visto y sentido esas sensaciones.
      Agradezco tu aplauso y te retribuyo tu beso.

      Eliminar
  12. Buen relato Demiurgo, aunque me parece que podría ser el inicio de otra historia, con las Sílfides como protagonistas.
    Es una linda palabra, y coincido con Borgo que su equivalente masculino no es tan lindo.

    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien. Aunque no tengo la menor idea de como iniciar a otra historia, a partir de este relato. No hay muchos mitos sobre sílfides.
      Yo también pienso lo mismo.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Me gusta Sílfide. Los seres míticos tienen algo muy especial. A mí me hacen soñar!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay coincidencia con eso. Y sé que te hacen soñar. Sos Éowyn.
      Un beso.

      Eliminar
  14. Me encantó este relato, y la idea de escribir sobre una palabra favorita. En España utilizamos sílfide como un adjetivo, cuando queremos referir a una mujer con esbelta figura. No conocía la acepción masculina. Saludos!

    ResponderEliminar
  15. Más allá de la imaginación, más allá de lo socialmente permitido.
    Quizás al llegar ya no es tan necesario guardar mesura con las palabras, porque estás en el lugar indicado en el tiempo preciso, ¿puede ser?
    Me gustó leerte, Dem, mi beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más allá de eso.
      Concuerdo con eso, tal vez en esas circunstancias se puede soltar a las palabras. Puede ser.
      Me gustó tu comentario. Te retribuyo tu beso.

      Eliminar
  16. Por cierto, ¿sabes dónde se dará el encuentro de los jueves de relatos?
    Otro beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo contestarlo fácilmente. Se da en el blog Sintiendo en la piel.

      http://lucia-m-escribano.blogspot.com.ar/2016/05/convocatoria-literaria-juevera.html

      Más besos.

      Eliminar
  17. MUY BUENAS tardes, Demiurgo. Más allá de cuál sea la palabra elegida, no deja de ser interesante cómo se la ha relacionado en multitud de culturas con la "llave". Y puede que sea bajo su aspecto de vibración, no en vano existen hasta manuales "ocultos" que basan todo su poder en la elección de la palabra-vibración adecuada. Y en tu relato, desde luego que la palabra elegida es, cuanto menos, evocadora.

    Aquí en la rampa que conduce al verano y por tu tierra hacia el invierno. Pero sea como sea, disfrútalo con los tuyos y muy buena noticia esa que me comentas de tus progresos con la historieta que estás dibujando. ¡ENHORABUENA!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy buenas tardes.
      No lo sabía pero lo sospechaba. Algo había escuchado, leído de eso. Y la palabra tien algo especial.
      Lo intentaré. Está más avanzada, ya están las dos páginas en lápiz.
      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

      Eliminar
  18. (fragmento de un post viejo de mi blog, a proposito de tu post)
    Me desperté pensando en que bueno seria colgar las mejores palabras en un arbol. No estoy hablando de paz, alegria, felicidad,como en tarjetas institucionales de las empresas. Me estoy refiriendo a palabras como azogue, turmalina, oquedad, tráfago, incierto, bajamar, turbio, lluvia, íntimo, Las palabras que usan los poetas, de eso hablo, de esas palabras que a uno le da un poco de pudor meter en la conversa, pero que se pueden pelar en las poesias.Ayer los arboles dejaban caer en el viento un polvito amarillo, como un gofio, un tanto amarillo verdoso (eso no contribuye a mi alergia nasal): El polvo tenia un olor tan dulce que hacia picar la nariz.Yo pensé "la tibia fragancia de los heliotropos". ¿Como le voy a decir a alguien eso, eh? eh?
    Por eso me gustaria tener un arbolito de navidad lleno de palabras que sueltas no significan nada, pero que colgadas son diamantes, titilando. Somos palabra.
    Otro si: ¿Hay algo mas patetico que una mujer muy gorda que vive sola envejeciendo y no conoció varón y usa ruleros y a la que vos vas a llevar algo en julio y tiene el arbolito armado, y ese arbol es muy grande y ocupa toda la linea de vision de un comedor con juego de mesa y sillas lustradas y carpetitas de crochet? : estuve en esa escena hace muchos años y yo tome esta decision y dije "la vida no va a hacer eso conmigo, la pelearé hasta el final".
    ¿que ves cuando me ves? ...
    Armen el arbol, o compren matambre para rellenar o al menos piensen en palabras bellas. Hoy es el dia de la virgen y la palabra virgen me reduplica la imagen de la tia, la del arbol de navidad armado en julio. Ella decia mientras gritaba por el dolor de una peritonitis, en la sala de guardia del hospital de mi ciudad, que no le hicieran un tacto, porque ella era señorita, pero señorita de las de antes. Se ve que le daba a la actividad sexual o a su falta, un sentido sagrado.
    No seamos pelotudos, brindemos con todos los que la vida nos ponga a tiro, morfemos cosas de invierno en verano, gastemos el aguinaldo, armemos (definitivamente) el arbol,que son los rituales que podemos tener los que no sembramos ni esperamos la cosecha y si nuestra mano no sembró la temporadas se cuentan por navidades, resacas, promesas de año nuevo, compra de utiles escolares, cambio de camperas, vacaciones de invierno, etc. etc.Esos son nuestros ciclos de la naturaleza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante tu texto, sobre todo por las palabras que sueltas no significan nada, pero que pueden ser tan especiales para escribir.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Me ha molado mucho la entrada y la idea. De no haber llegado un día tarde, igual me habrçia propuesto relatar sobre mi palabra preferida. Aunque siendo 'obviamente', habría tenido quizá problemas para hacer un buen texto. Obviamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bien que te hayan gustado la idea y lo que escribí.
      Es cuestión de intentarlo.
      Saludos.

      Eliminar
  20. Quién no ha soñado con sus propias sílfides, aun cuando no las nombre así. Pero, coincido, el nombre suena apropiado para esas formas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que buena pregunta. ¿Quien no ha soñado con ellas? ¿Que mejor sueño? Ha habido coincidencias con lo apropiado de sílfides, para nombre apropiado para esas formas.
      Saludos.

      Eliminar