Etiquetas

viernes, 11 de agosto de 2017

Este jueves, un relato: Reloj que marcas las horas


Esta semana el desafío es escribir un relato en que haya un reloj. He estado pensando que un reloj está relacionado con el tiempo. Y con el misterio. Y cuando hay misterios hay detectives de lo oculto, como Ulises Lestrade y Sofia Electra Valentino.

Para escribir este relato me inspiré en una historia escrita por Roxana B. Rodríguez. Tal vez no sea lo mejor que he escrito, acepto sugerencias si les parece que puedo volver a escribir el relato, una versión mejorada


La hora del Verdugo

Úrsula está en la lujosa habitación de un hotel en decadencia. Está frente a un espejo, deleitándose con su imagen. Entonces  ve a un espectro.

Luego de presentarnos ante el recepcionista, Sofía y yo recorrimos el hotel. Después entrevistamos a Úrsula, la mujer atacada.  Tenía un corte en la espalda, que la preocupaba.
Mi ayudante la tranquilizó, le pasó una crema cicatrizante.  
Miré con atención.

-  Noté que es una marca  para esclavas destinadas al placer.- le dije a mi ayudante- Pero incompleta.  Algo detuvo al espectro.
- ¿Su reflejo? Úrsula estaba frente al espejo.
- Es posible.
- ¿Y esas marcas se usaban en tiempos pasados en un tiempo  en que había esclavitud?- me preguntó Sofía-
 - Exacto.
- La habitación de Úrsula está conectada con ese tiempo.
- Es posible. Está en mejor estado que el resto del hotel. Es un indicio de anomalía temporal.
- ¿Quiénes castigaban a los esclavos?
- Verdugos.
- ¿Y qué verdugo evita su reflejo?
Sofía  había resuelto el caso.

A la misma hora de del día anterior, el espectro apareció en la habitación, para volver atacar a Úrsula.
Pero lo esperaba Sofía, vestida  como Úrsula. Ella estaba dentro de un pentágono, dentro de un círculo. Una efectiva protección mágica.
Irrumpí en la habitación, con un  reloj de arena, que estrellé contra el piso. La arena rodeó al espectro, formando un torbellino, de manos y rostros furiosos, que lo llevó al jardín del hotel. Hubo un resplandor, y luego nada.

Los archivos confirmaron la teoría de mi ayudante. El hotel se había construido sobre las ruinas de una estancia. Generaciones de dueños se habían mostrado crueles con los esclavos.
Algunos se rebelaban pero eran castigados por verdugos, algunos reclutados entre los esclavos más robustos.

Los archivos mencionaron a uno de esos verdugos, que murió violentamente, en represalia por los latigazos y ejecuciones. Pero persistió como espectro, por una anomalía temporal. Úrsula había tenido la mala suerte de estar en el lugar equivocado.

El hotel fue convertido fue en centro cultural, en que Úrsula fue contratada como modelo de dibujo y pintura.
Un taller en que yo y Sofia seríamos bienvenidos.

Más relojes en ¿Quieres que te cuente?



Asuntos paranormales RM


lunes, 7 de agosto de 2017

Historietistas en Hurlingham


Algunas veces he mencionado el blog Kebondi, de Dario Brabo, guionista y dibujantes de historietas. Ha publicado una historieta llamada Fey. Y está publicando en su blog una historieta de Duality, la mujer felina.

Dario Brabo estuvo organizando Proyecto Kebondi, el primer encuentro de historietistas, ilustradores y guionistas en Hurlingham.


Encuentro que se produjo ayer, estuve presente. Hablé con Dario, hubo alguna referencia a Duality.

Se podían comprar historietas, que eran firmadas por sus autores. Yo compré alguna.

Fey presente en uno de los afiches promocionales.

Hubo una historieta colectiva, a estilo cadáver exquisito, en que se podía participar. 



Hubo una exposición de algunas páginas de historieta. 







Hubo una charla de cierre, sobre el origen de historieta, su uso para contar historias, para difundir un mensaje. Y la importancia del lector.

También me encontré con una ex compañera del taller de historieta.




viernes, 4 de agosto de 2017

Este jueves, un relato: Carta a mi mismo


Esta semana el desafío es escribir una carta a si mismo, con la opción de recurrir a un personaje. Tal vez lo que yo haga sea algo intermedio, un poco de ambas.



He enviado a Mara Laira como mensajera, a quien seguramente estás mirándola con atención y con deseo. Y para explicarte de que se trata de una carta enviada a mí mismo. Lo que ahorrara una extensa explicación.

En segundo lugar, te estás preguntando cómo es posible. No se trata de un desdoblamiento de personalidad, ni se trata de un mensaje escrito desde el futuro. La escribiste, la escribí o la escribimos de una línea temporal que fue borrada.

La historia que alguna vez escribiste como una ficción, que no te conformó, tiene algo de razón. Esta y otras historias son recuerdos residuales de hechos que afortunadamente fueron borrados de la continuidad del tiempo.
El inconveniente que eso también borró algunos hechos favorables para nosotros. Es posible que eso esté influyendo negativamente en tu ánimo. Lo sé porque está empezando a sucederme.
¿Cómo no fue borrada la carta? Persistió en poder de Mara Laira, por ser una mujer virtual. Por eso la elegí como mensajera.


No quiero que ese desánimo te gane, me gane, nos gane. Hay aspectos favorables. Hay cierta capacidad creativa que puede usarse. Necesito que uses esa fuerza de voluntad que mencionaste más de una vez, para adquirir conceptos, reunir información.
De paso, revisaría ese cuento que estás adaptando a una historieta. No está bien puntuado y podrías cometer algún error en la adaptación, que dificultaría que alguien comprenda la historieta.
Y está Mara Laira, ella necesita que contemos historias sobre ella, que ella sea mencionada.
El sentido de esta carta, la principal intención, es que nos dejemos vencer por el desánimo, la apatía, y pongamos empeño en contar historias.
 También están los deseos, aunque se cumplan sólo algunos son una fuerza vital.
Me saludo a mío y envío besos a Mara Laira.



Más cartas auto enviadas en Brisa de Venus