Etiquetas

miércoles, 12 de junio de 2013

Este jueves un relato: Un secreto para no llevar a la tumba

Una idea está rondando mi mente y no la puedo aportar. Pareciera que una musa me está imponiendo una historia para que participe de la convocatoria de esta semana

.

Una joven profesora sale del aula y entra en un baño, para leer a escondidas algo que no se atreve a leer en público, una historieta confiscada a un alumno. Pero en el espejo encontró escrito: “Tengo que terminar contigo”.
Escuchó unos pasos y entonces la puerta se abrió violentamente, mostrando a un hombre que fue arrojado al piso por la patada…de una mujer felina, la misma que aparecía como personaje en la historieta.
-¡Eres real!- dijo la asombrada y reciente lectora de comics.

Había comenzado hace algún tiempo atrás. Un hombre ya no tan joven, saludable, recibió la visita de una mujer, visita que escandalizaba al entorno, no muy confiable. Pero era el capricho de un hombre adinerado, que no estaba bien de salud, pero tenía la lucidez para poder cambiar su testamento. Así disimularon su opinión, dejando que la recibiera a solas.
- Grata visita, tal vez sea la última. No, no hay tiempo para argumentos optimistas. Quiero que me escuches.
Ya te conté de mis antepasados, iniciadores de la noble tradición del robo con estilo, y sin violencia física. Una tradición que se respetó de generación y generación. Lamentablemente yo no tengo herederos directos ni dignos de ser mis discípulos. Por eso me he convertido en tu mentor. Si algo me llega a pasar, quiero que conozcas mis secretos.
Están en la caja fuerte de esta habitación. A ver si aprendiste…Que rápido.

La mujer ya había abierto la caja fuerte, viendo con asombro historietas y libros de suspenso.
- Sí, son mis más preciados tesoros. Y voy  revelarte un secreto: ¡son reales! Todo lo que cuentan ha sucedido, como lo de tu madre.
- Nunca me quisiste contar quien era. ¿Es verdad…?
- Lectura veloz, sorprendente don. Sí, es verdad. Ella era una femme fatale, tal vez lo sea actualmente. El hecho es que se ganó la confianza de tu padre, e ingresó en nuestro círculo selecto. Y le revelamos los secretos del Plano Onirico, el mundo de los sueños donde creamos un proyecto de una ciudad utópica. Donde ella avanzó más de lo prudente y tuvo una cierta revelación,  algo que la cambiaría en forma sutil. Pero afectaría a su primer descendiente que fuera mujer.
- ¿Tengo que buscarla en el Plano Onirico?
- Aún no es prudente. Debes prometerme esperar a dominar su legado.
- ¿Estas historias de ficción que son reales?
- No, el que está oculto en detrás de esos falsos libros.
Lo que encontró una máscara que había usado su madre en una fiesta de disfraz y una peluca rubia.
- Es necesario que cuides nuestro legado de los traidores. Quiero que protejas a aquellos creadores de ficción que los difunden sin saberlo.

Ella protestó, pero terminó aceptando el mandato de su mentor y algo más (pueden ser maliciosos los lectores) creó un disfraz y una identidad de misteriosa mujer felina.
Tiempo después, conoció a un cierto historietista, con el cual intercambiaron ideas.

Nada de esto le fue revelado a la joven profesora, a quien la mujer felina le pidió que ocultara que la había visto. Para luego desearle suerte con su libro, de próxima publicación.


Prefiero no contar las palabras porque me salió muy extenso. Tal vez me disculpen, porque es una nueva historia de la mujer felina. La anterior en este link.

54 comentarios:

  1. Bueno Demiurgo, se nota que has luchado desde el comienzo hasta que finalmente salió tu relato, está a la vista que no te gusta contar secretos, eso no significa que tu cuento no haya sido bueno. Muchos saludos, tendré cuidado con leer historietas dentro del baño........

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, voy a revelar un secreto. Ese detalle que te llamó la atención fue inspirado en un relato de la convocatoria de la semana pasada.
      El tema me llegó como impuesto, la unica de librarme de esta idea recurrente fue escribirlo, algo que no fue fácíl. Otro secreto: tengo ideas recurrentes.
      Tercer secreto: el mismo día que escribiste el mensaje, pasé por un ciber de Hurlingham. En un momento escuché la voz de una mujer con marcado acento extranjero. Era una rubia y joven mujer, cuya visión me dejó obnubilado. Tanto que pise la mayonesa que alguien dejó caer en el piso.

      Eliminar
  2. Por supuesto que lo que cuentan las historietas es real. ¿Cómo vamos a creer lo contrario?

    Bueno, es cierto que no todas las historietas son reales, y hay que saber diferenciar. Por ejemplo, los que hacen historietas autobiográficas es obvio que mienten. Así que, ya lo saben.

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien planteado, colega demiurgo. Me gusta esa idea de que sea real lo que se cree ficción, y ficción, lo que parece real.
      De hecho, lo que se conoce como realidad solo es la parte que se puede percibir de la realidad.

      Eliminar
  3. Siempre es bueno tener a quien contarle nuestros secretos.
    Me gusto! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Te gustó? Gracias.
      Creo que la idea que escribí sin planearlo es que ciertos conocimientos no deben perderse ni caer en manos equivocadas.
      Algo que parece en ciertas ficciones.
      Gracias por el comentario.

      Eliminar
  4. Interesante historia y seguiremos los pasos a esa mujer felina.

    ResponderEliminar
  5. Creo en la mujer felina, en sus oníricas ocupaciones y en su imagen de TBO, ¿cómo dudarlo? sería una apuesta al aburrimiento. Le guardo el secreto y espero que la profe se aficione a ese mundo para escribir su segunda novela.
    Hay que ver lo que aparece en los baños de señora, cosas nada extrañas pero fascinantes. Besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. En cuanto a la profesora, hay un secreto, una clave, que ya adivinaron unos comentarios después.

      Eliminar
  6. Seguramente el secreto estará bien guardado, además la entrada tan felina, no da para dudas. Y a veces la realidad supera la ficción. Porque todos tenemos un personaje adentro.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente. Me gusta lo de tener un personaje adentro.

      Eliminar
  7. Bueno, la educación está fatal ahora mismo... pero cargarse a las profes todas las semanas en el WC me parece un poco excesivo!!!
    Mira que me gusta a mí la mujer felina, me encantaría suplantarla en alguna de sus aventuras!
    Muchas gracias por tu historia Demi me he sentido muy identificada!!!
    Un beso enorme!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es otra, es la misma profesora. Sólo que le cambié el final, introduciendo a esta mujer felina, que tanto gusta a mis lectores.
      Me alegro que te haya gustado.

      Eliminar
    2. Pues cargarse a la misma profe todos los jueves en el WC, no me gusta nada, tiene muy poquito glamour :) además me recuerdo a Mr. Deadly jajaja
      Besos!!

      Eliminar
    3. Tené en cuenta que yo le cambié el final. De hecho, fue una idea motivadora cambiarle el final al relato del autor de Mr. Deadly. Recordá que fui el que comentó que era un lugar para nada apropiado.
      Gracias por tu interés.

      Eliminar
    4. Cierto! Fuiste el único que me apoyó y me dio la razón en que el lugar no era nada apropiado... espero poder acompañar a la mujer felina en otra ocasión :)

      Eliminar
  8. Debe de ser un lujo, el penúltimo, testamentar a placer si tienes un montón de pasta y muchos posibles herederos y guardaespaldas de fiar.

    La 1a. claúsula podría ser: En caso de muerte sospechosa, nadie cobra un euro. La violencia está de más.

    Me ha interesado tu relato, Demiurgo, aunque se me escapan muchas cosas. Voy a ir a ver la parte de la primera parte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante clausula. El personaje que aludis tal vez haya encontrado el recurso de dejarselo todo o la mayor parte a una discipula ( y demás) de sus tan especiales conocimientos.
      Y antes de esa parte, hay más historias anteriores.

      Eliminar
  9. Por un lado, creo identificar a esa profesora que se encontraba en el baño... ;) jeje! Lecturas atrapantes si las hay, sobre todo, cuando de ficción se disfraza siendo pura realidad. Ahora, a resguardar el secreto concedido, a veces, puede ser difícil la tarea de conservarlos, pero creo que se puede confiar en los seres de ficción (o reales?). Perdón, llega un momento en que me pierdo y dejo de distinguir la fantasía de la realidad, y eso, no es cuento.
    Me haces atravesar la fina línea con tus relatos, debe ser eso.
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adivinaste. Me gusta la ficción que mezcla la realidad con la ficción dentro de la ficción. Suele darse en los comics que los heroes lean comics sobre los heroes que fueron sus antecesores. Gracias.
      Besos.

      Eliminar
  10. Por mucho que inventemos, a veces es superado por la realidad. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez la realidad sea más extraña. Tal vez sea real en otra parte.

      Eliminar
  11. Todas las herencias tienen doble filo.
    Esta, aparentemente, aún más.
    La mujer felina quizás deba esperar siete muertes para testar.

    Por lo que su historia se puede transformar en una larga saga.
    Hasta podría jugar con las precuelas.

    Imagínese qué buenos títulos podría tener.

    Ya deliré.
    Le mando un beso, Demiurgo.


    SIL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No deliraste. De hecho, tal vez sean interesantes aportes.
      Gracias.
      Un beso.

      Eliminar
  12. Me uno a los que dicen aquello de que a veces la realidad supera a la ficción. Un relato que engancha, si señor, muy bueno. Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Yo es que cuando leo tus textos veo una película de ciencia ficción y eso es bueno ¿no? Secreto contar la imagen de la mujer felina jeeje.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Me gusta causar ese efecto y me sorprende haberlo logrado.
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. La realidad muchas veces supera la ficción.
    Una buena historia que entremezcla dos mundos, y eso la hace original e interesante.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, no te había respondido. Interesante definición, mundos que se mezclan. Gracias por lo de original e interesante.

      Eliminar
  15. Esa profesora tiene una reencarnación semanal y una extraña obsesión por los baños. ¿No le basta con morir una sola vez sino que tiene que exponerse innecesariamente a morir todas las semanas? Menos mal que en esta ocasión estaba la mujer felina para evitarlo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea fue cambiar el desenlace de esa historia, como expliqué en un comentario anterior. El cambio fue la intervención de la mujer felina, que aun no tiene un nombre preciso.

      Eliminar
  16. Me ha gustado, me ha parecido original...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  17. Se me diluyó un poco, seguramente por no haber leído el relato anterior.
    De todos modos, una mujer felina es uno de los personajes que más me inquietan, tal vez por reunir ciertas características que la hacen deseable y misteriosa a la vez -tal vez porque una cosa lleva a la otra-, pero el adjetivo recrea imágenes de mujeres deseables.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y es significativo que uses la palabra inquietante, puede significar atracción o algo atemorizante. No conviene enojarla, eso está claro.
      Tendré en cuenta tu comentario.

      Eliminar
  18. Muy bueno, Demiurgo, vengo leyendo varios de la propuesta y éste es el que más me gustó, lo digo abiertamente porque no le rindo pleitesía a nadie.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi está bien. Me gusta estes leyendo relatos de las propuesta.

      Eliminar
  19. Muy interesante, me estoy aficionando a tus relatos :)

    Un beso.

    ResponderEliminar
  20. Aquí mujer felina 2 disfrazada de profe anunciando a Demi que sus puntos... le han concedido un premio al buen seguidor.
    Espero que te guste!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco por identificarte por un personaje imaginado por mí. Y por tenerme en cuenta para un premio.
      Un beso.

      Eliminar
  21. Un secreto totalmente onírico, de ensueño, como en las peliculas de ciencia ficción.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  22. Acabo de volver a leer el relato, anoche lo leí y no me enteré muy bien, ahora sí...es mucha información que tal vez necesitaría más palabras porque la idea es muy buena, aún así me ha gustado mucho, sobre todo tus guiños a cierto relato y a cierta maestra...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco la dedicación que pusiste en leer este relato, que llegó como inspiración obsesiva, como impuesto por una musa. El escribirlo implicó un esfuerzo. Me alegra que hayan gustado los guiños.

      Eliminar
  23. Me quedé enredada entre los secretos transmitidos y los mundos ocultos de esa mujer felina que aparece ante los ojos de esa profesora que teme ser vista en esa aventura subrepticia de leer un comic sustraido a sus alumnos! jejeje
    Se ve que la musa que te inspiró esta vez llegó volando con mucho ímpetu!
    =)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No lo escribí, pero tal vez haya provocado comentarios entre los alumnos, que podrían considerarse un tanto...
      Gracias por tu interes.
      Y sí, yo diría que una musa llegó con impetu, casi que lo sentí así.

      Eliminar
  24. Bueno, ya veo yo que los baños y los cómics no solamente los comparten los alumnos... picarona la maestra, eso me recuerda la historia de un interno de cierto colegio privado que me contaba como los "padres" requisaban el porno de los alumnos mayores y desaparecía en la noche sin más comentarios...

    En fin...

    Un beso y un cafelito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como podras haber leído, me base parcialmente en un relato ajeno, dandole un giro propio.
      Interesante tu observación. No lo había pensado.
      sílfide

      Eliminar