Etiquetas

martes, 21 de mayo de 2013

Este jueves un relato: ¡Basta!


Me sumo a los relatos jueveros, aunque tal vez no me ajuste del todo al tema. Pero aprovecho para continuar una saga que empezó por casualidad, despertando curiosidad. La única objeción es que me parecen poco 100 palabras. Con 300, habría podido ajustarme más al tema propuesto.

El historietista se sorprendió cuando ella anunció que podía quedarse más tiempo.
Era algo que no habría imaginado posible, la primera vez que la mujer felina lo visitó. Fue cuando comenzó a posar para él e inspirarle historias, que le permitieron decir basta a ser ayudante de otros.
Alguna vez ella habló de las veces en que dijo  ¡Basta! A veces se indignaba, sus ojos literalmente brillaban. Ella tenía principios aunque los demostraba quebrando algunas leyes.
Y ahora estaba muy junto a él, vestida solamente con la máscara y con la peluca rubia. Dormía plácidamente. Pero él  no se habría atrevido a espiar tras la máscara o acariciarla a contrapelo. Sabía que eso le disgustaría y no quería perder su confianza.

Historias previas del historietista y la mujer felina


Más historias de decir ¡Basta!

54 comentarios:

  1. El decir basta de la dama puede significar ¡estoy harta!, salvo que ella estaba disimulando otros planes......nunca se sabe.....¡saludos amigo El Demiurgo de Hurlingham!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gusta que se haya notado el planteo de la dama, que sigue siendo misteriosa, aun para el historietista.

      Eliminar
  2. Es necesario a veces romper las reglas.
    Muchas veces respetar al otro es tan dificil jeje porque no la habrá tocado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningun momento se afirma que no la tocó, ni que fue tocado por ella. Lo que estaba prohibido era acariciar a contrapelo, después de todo es una mujer felina, y tratar de ver que oculta su máscara. Nada más.

      Eliminar
  3. ¡Ojo Demiurgo! Cuando una mujer dice ¡Basta! pueden volar por el aire muchas cosas...
    Me gustó esta gata traviesa, tenés en ella personaje para continuar.

    mariarosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo voy a tener en cuenta. La idea es que haya más relatos con este personaje.

      Eliminar
  4. Me ha gustado ese respeto que demuestra un verdadero interés.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un buen planteo. No podía arriesgarse a perderla.

      Eliminar
  5. Luchó por convertirse en un historietista, y ahí estaba la gata para inspirarle.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. el misterio lo termino favoreciendo.

    ResponderEliminar
  7. Me quedo reflexionando sobre esos principios que son capaces de quebrar algunas leyes...esta mujer felina parece merecer su nombre!
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Curiosamente, no sabemos su nombre, si usa un nombre clave.
      Tampoco como clasificarla. Podría tratarse de una villana con principios, en el comics hay villanos con principios.
      Me sorprende haber hecho pensar a una lectora tan lúcida. Para que esta historia es mejor de lo que pensaba.

      Eliminar
  8. jeje..."harto" significa exactamente eso en boca de un hombre. Pero "harta" abarca a toda la Real Academia si lo dice una dama, incluso si es de cómic, jajajaja...

    ResponderEliminar
  9. Ser demasiado prudente puede hacer que pierdas una gran oportunidad, a veces para ganar hay que arriesgar. Es muy triste al pasar el tiempo arrepentirse de no intentar lograr tu meta.
    Besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que este no es el caso. El historietista tal vez se haya arriesgado a recibir a una desconocida de la que no conoce su verdadero nombre, ni su rostro, tampoco el color de pelo. La mujer felina se arriesgó a quedarse dormir, abrazada al historietista, confiando en que respetara su misterio.

      Eliminar
  10. Ni las gatas ni las tigresas suelen atender cuando se les dice !Basta!.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El historietista está muy lejos de decirle basta. Se supone que son muy tímidos. Este podría ser una excepción.

      Eliminar
  11. Me pregunto qué habría detrás de la máscara. Seguro que aquella mujer inspiró muchas historias al historietista. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de las identidades podría tener su lado complicado, ella podría sentirse más identificada con la máscara que con su rostro, que probablemente sea de una mujer atractiva. Sin la peluca, se vería que es morocha o de pelo castaño.
      Tal vez respete el misterio, porque le da intensidad a esa relación tan especial, inspiradora de historias.
      Un beso.

      Eliminar
  12. basta, basta y basta...esto lo podría decir él...él podría acariciar a contrapelo...¿por qué no? sería una forma de rabieta, pero hecha realidad...
    medio beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que se trata de una mujer felina. No quiere arriesgarse a perder a una inspiradora, que además se convirtió en su amante, novia, o algo por el estilo.

      Eliminar
  13. Hay ¡Basta! y ¡Basta! que son saludables. Se queman etapas y empiezan otras. Cuando se sale favorecido y la creatividad toma vuelo propio, hay que sentirse dichosos.
    (seguro que también ensayó otro tipo de caricias, para un historietista eso no ha de ser difícil, y más con semejante musa en frente!)
    Besos!
    Gaby*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es cierto, es bueno para empezar etapas nuevas. También es cierto que hay sentirse mejor en esas circunstancias.
      Y seguramente el historietista ensayo otro tipos de caricias, con semejante musa en frente. Tenés razón.

      Eliminar
  14. Hummm, debería pedirle a ella permiso y mirar bajo la máscara; si ya hay confianza suficiente como para quedarse con el, digo yo, que tambien la habrá para que se miren "cara a cara" :)

    Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien planteado, podría a llegar a pasar en el futuro.

      Eliminar
  15. Menudo carácter, bien llamada por tanto mujer felina.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, tiene su carácter, también es capaz de deslumbrarse por alguien como el dibujante y guionista, tomando la iniciativa de quedarse. Algo que no habría sucedido de depender de la iniciativa del historietista. Que no quiere correr el riesgo de despertar ese caracter.

      Eliminar
  16. digamos que de esta historia pueden surgir muchas otras, vaya me ha gustado

    ResponderEliminar
  17. Aquí estoy, siguiendo las huellas de esta mujer felina!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son huellas interesantes de seguir. Están los relatos anteriores, puse los links correspondientes. Es una forma de seguir sus huellas.

      Eliminar
  18. Yo tambien quedo expectante, ante esta historia que me parece muy especial y singular. ¿continuará? o el ¿basta ya es definitivo?
    Saludos cordialaes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Habrá más historias en la medida que la inspiración me lo permita.
      El basta fue la motivación de los dos personajes, no un cierre.
      Gracias por el interes en esta historia.
      Saludos.

      Eliminar
  19. Generas un misterio, con la máscara y ese basta que deja ganas de más.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el interes. Probablemente haya más.
      Un beso.

      Eliminar
  20. Recuerdo tu mujer felina... yo también quiero más, me gusta la historia y quiero saber más del historietista.
    Besos demi!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el interes en esta serie historia, que empezó por casualidad o por una misteriosa inspiración. Habrá, si la inspiración o casualidad continúa.
      Besos.

      Eliminar
  21. A veces, un ¡basta! a tiempo, puede constituir una victoria y ser el principio de un cambio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  22. Yo no me quejaría, es todo muy sutil, misterioso y atractivo.
    Y tratándose de una dama sólo con una máscara y la melena rubia... que sea lo que el destino quiera.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay motivos de queja, creo que el misterio le da cierto atractivo. Los deseos del historietista se cumplieron, probablemente se repita.

      Eliminar
  23. Me quedo con: quebrantar algunas reglas por los principios que enarbolamos.
    y el respeto al secreto y la intimidad aun, cuando el otro ni se entere.

    El relato, tiene que ver con el tema, claro que sí.

    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por confirmarme que el relato está relacionado con el tema. Y me pareció importante destacar el respeto al secreto que ella prefiere mantener en secreto, aun para alguien por el cual siente atracción.
      Gracias por el comentario,

      Eliminar
  24. La mujer felisa sabe de sobra imponer su basta, pero es que descubrir que se esconde bajo la máscara, invita a seguir...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está bien lo de mujer felisa (felis=felino). Cabe preguntarse si el historietista no prefiere el misterio. Gracias por tu interes, probablemente haya más historias.
      Un abrazo.

      Eliminar
  25. Esa mujer fue su inspiración quién le sacó de la monótana vida bajo los demás. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo insinuaba en las historias anteriores, confirmarlo me ayudó a tratar el tema propuesto. Y además es el tema de la inspiración que suelo mencionar.
      Gracias.

      Eliminar
  26. No corresponde espiar detrás de la máscara de mujeres felinas recostadas al lado de uno.
    Hasta a veces es irrelevante hacerlo.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal vez haya planteado una metafora sin proponermelo.
      Está muy bien el planteo de que no corresponde y que además es irrelevante, sobre todo cuando está recostada tan próxima.

      Eliminar
  27. no está mal la consigna, a veces ajustarse es difícil...

    te veo inactivo ja... mucho trabajo? salu2...

    ResponderEliminar
  28. Gracias.
    Casualmente estoy pensando en lo proximo.
    Y algo de lo que decis es cierto.

    ResponderEliminar